TRENDING

viernes, 10 de enero de 2014

SOLUCIONES PARA PADRES: LLANTO EN LOS NIÑOS Y DESESPERACIÓN PARA LOS PAPÁS


En ocasiones, es bien sabido por los padres, la desesperación que entra cuando un niño o bebé está en medio de una fuerte rabieta, que puede llegar a exasperar en demasía a los progenitores. 

El llanto de un niño es realmente desagradable, sobre todo cuando el papá o la mamá están agotados y consternados de la lucha diaria. Ser Padres es una difícil tarea por superar, pero cargada de recompensas, aunque se piense todo lo contrario.




¿QUE HACER ANTE EL LLANTO DEL BEBÉ, Y LA RESPECTIVA DESESPERACIÓN EN LOS PADRES? SOLUCIÓN

La impotencia es especialmente acusada en la madre en gran parte de ocasiones, sintiendo verdadera rabia interior, e incluso con el instinto primitivo de ataque y defensa a flor de piel, y con casi incontrolables ganas de abofetear al niño, aunque a posteriori acabará arrepintiéndose de haberlo pensado.

En estas situaciones se tiende fácilmente a reaccionar de forma equivocada. No se debe dejar que las cosas lleguen a ese extremos. Antes de que se sienta completamente frustrada, es preferible que se descanse del niño de vez en cuando, haciendo venir a una niñera unas horas, varias veces por semana, o dejando que los abuelos se encargue de sus cuidados, ya que ellos sin duda alguna se sentirán felices con él, o incluso se puede dejar un rato con algún buen amigo-a.

Un cambio de ambiente o de las personas que se tienen cerca puede venir bien a todos los implicados en la crianza de un bebé, ya que el niño siente instintivamente el malhumor de los padres y reacciona con más llanto todavía. Ser padres es una ardua tarea, emocionante y con grandes beneficios a largo plazo: una familia para siempre.

Copyright © Lidia M.Y/ Patricia Gonsalves   
Consejo 316 / 1000 Consejos para ser Buenos Padres
Ed. Servilibro / Foto Por Cortesía: Clipart 
RED BLOGS "GRUPO LM"

Te invitamos a visitar:
Red de Blogs "GRUPO LM"

Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

Publicar un comentario

Suscripción a Newsletter

 
Back To Top